Las bolitas pequeñas en el escroto que atormentaban la vida de Carlos

Carlos entró al consultorio, se sentó y empezó a hablar mientras sus ojos se encharcaban de lágrimas:

— Doctor, lo que le voy a contar es muy vergonzoso. Toda mi vida he sufrido por esto, pero ya no me aguanto más. 

—¿Qué pasa?— le pregunté.

—Mi pene y mis escrotos parecen la cara de un adolescente barroso.

—Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja.

Yo no podía parar de reírme y Carlos con sus ojos aguados empezaba a contagiarse de risa.

—Dejá de ser huevón y no llorés, vení yo te reviso.

Carlos se bajó los pantalones y me mostró las guevas. Efectivamente encontré unos granos muy pequeños, no dolorosos y un poco levantados de la superficie, unas color blanco, otras amarillas y crema, que medían entre 1 y 3 mm. Este tipo de lesiones pueden aparecer en labios, mucosa oral, pene, escroto y región vulvar en la mujer. Pueden presentarse a cualquier edad. Son llamadas manchas o granos de Fordyce. Suelen generar preocupación en las personas que piensan que puede ser una enfermedad de transmisión sexual, pero no son malignos, no son infecciosos. Son simples glándulas sebáseas que solo tienen importancia estética y no afecta la actividad sexual. 

Después de explicarle esto le dije:

— Ponete la ropa y dejá se ser guevón. El único riesgo que tiene es que por feas no te quieran chupar las guevas.

— Jajajajajajajajajaja— Carlos se reía pero ya con cara de tranquilidad.

Por: Juan Felipe Velásquez Jaramillo Médico especialista en Medicina General.

Un pensamiento en “Las bolitas pequeñas en el escroto que atormentaban la vida de Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *